Banamex vs. mi tranquilidad

Hoy tenía pensado, de hecho tenía ganas, de escribir mis últimas impresiones sobre Perú, sobre todas esas cosas que no había escrito, sobre la comida, la música, su gente, los taxistas, las calles, los olores… pero no.

Hace menos de 24 horas que regresé a mi país y mi cabeza, mi corazón no están para escribir, al menos por hoy, sobre esas cosas que ya no forman parte de mi realidad porque Banamex se encargó en menos de una hora de borrar toda esa paz interior y balance que me costó conseguir en un mes viajando por los Andes peruano, escuchando, viviendo, sintiendo, caminando, sufriendo, disfrutando y viviendo todo lo que Perú me ofreció.

Adiós a toda la magia que Titicaca me regaló, adiós a toda la energía que la Pacchamama me dio en el altiplano, adiós a la paciencia y fuerza que me gané en el Cañón del Colca, adiós a la paz con la que Machupicchu me premió y todo por la incompetencia de mi Banco.

Mi tarjeta de debito tenía que ser reemplazada en marzo, por lo regular te dan el reemplazó un mes antes, así que 15 días antes de ir a Perú la solicité, pero como Banamex es tan profesional y rápido, no me la podían entregar antes de mi salida, y así me fui, y según ellos en el transcurso de febrero me iban a mandar la reposición a mi casa en dónde yo por obvias razones no la podía recibir, pero sí había quién la recibiera, así que  casi, casi los hice firmar que mi tarjeta iba a seguir funcionando hasta que no activara la nueva, porque eso de quedarte sin dinero en un país lejano porque tu tarjeta está vencida no es opción para nadie.

Después de un mes, regresé a México y lo primero que hice fue ir a mi sucursal por mi tarjeta porque a mi casa nunca llegó. Cuando llegué a la sucursal 321, la de Pilares en la Ciudad de México, el primer problema fue que la pantalla de los turnos no servía, de hecho nunca sirve, así que resulta que los bancos mexicanos son de los más caros del mundo, son los bancos que más cobran comisiones y por manejo de cuenta pero no su gran tecnología no sirve, y es que el que no sirve la pantalla de los turno es un gran problema, porque desgraciadamente en este país no tenemos sentido de la civilidad y creemos que nuestros problemas y nuestros asuntos son más importantes que los de todos los demás, no somos capaces de hacer una fila y respetar los turnos, estamos acostumbrados a meternos en las filas y colarnos por donde sea para ser los primeros y el que no sirva la pinche pantallita es la excusa perfecta para hacer es. Así que el segundo problema fue ese, el tratar de entender el orden de los turnso; el tercer problema fue tener que reclamar porque atendieron a una persona que llegó después que yo y en espera habíamos al menos cinco personas, mientras reclamaba y la de la ventanilla de atención a clientes se hacía la sorda, el gerente estaba chacoteando con sus empleados en vez de estar trabajando.

Yo sé que lo que estoy describiendo es una escena común y que muchos me diran que soy una exagerada, pero no es exageración, que todos los días pase y que todos los días vivamos es no quiere decir que esté bien ni que así deban de ser las cosas. Señores, esos empleados reciben un sueldo miserable, si ustedes quieren, pero resulta que se los pagan con las comisiones que el banco nos mama a nosotros, o sea yo le estoy pagando a esos empleados para que me atiendan bien, no para que hagan los que se les pegue la gana.

Cuarto problema. Cuando por fin llegó mi turno, me dijeron que habían destruido mi tarjeta porque el mensajero no pudo entregarla en mi domicilio (wtf), vivo en plena Colonia del Valle, no es que viva en una ciudad perdida ¿y el mensajero no pudo entregarla en mi domicilio? ¿Dónde están los avisos de que el mensajero fue a entregar mi tarjeta y no la recibió nadie? Eso sí, la tipa me dijo “es que ese no es de nosotros es del mensajero” así que le contesté “ese no es mi problema, yo no contraté al mensajero, ustedes lo contrataron, no es mi problema, resuelvelo” y así a regañadientes levantó una queja, porque en Banamex no resuelven nada, lo único que hacen es levantar quejas y ofrecer disculpas. En ese banco nadie es capaz de hacer bien su trabajo y creen que con ofrecer disculpas por su incompetencia mágicamente se resuelve el problema.

Total para tener mi tarjeta tenía que hablar al servicio por teléfono porque en mi sucursal no pueden hacer nada, así que fui a mi casa a llamar por teléfono para pedir mi tarjeta.

Quinto problema.- No tenían sistema, por lo cual obviamente me ofrecieron una disculpa en nombre de ellos y de todo lo que funciona mal en México, pero el punto es que sus disculpas no me dan mi tarjeta. Tengo que esperarme a el lunes, según me dijo la tal Berenice Cuenca que me atendió, para ver si hay sistema y poder pedir la tarjeta que desde hace un mes Banamex me debió de haber entregado.

Porque aparte resulta que para venderme seguros, aumentarme el créditos de la tarjeta de crédito u ofrecerme un crédito, para eso sí me buscan hasta debajo de las piedras, para eso sí son capaces de hablar a mi casa a las 7:00am, pero para entregarme mi tarjeta no pueden.

… y esta señores es la historia de cómo Banamex acabó con mi paciencia y solucioné el problema de mi tarjeta cancelando mi cuenta y sacando todo mi dinero de ahí. Los del community managment de Banamex en Twitter dicen que quieren hablar conmigo para solucionar el problema. Y pos no, porque ahora sí resulta sus problemas ya no son mis problemas.

8 comentarios en “Banamex vs. mi tranquilidad

  1. Bien muy bien Alecita. Que se vayan con sus pesimos servicios a otra parte buenos para ofrecer servicios por los cuales cobran y malos para que hagan funcionar eso servicios…

    Me gusta

  2. Tienes toda la razón, yo he sufrido bastante con las compañías de telefonía y con las tarjetas de crédito, no soy deudor o moroso pero pareciera que todo se confabula para que yo lo sea, me he negado a pagar por un jodido servicio, he cancelado todas mis tarjetas de crédito porque me han estafado cínicamente, pero he llegado a pensar que la lógica de las compañías mexicanas que ofrecen un servicio lo hacen como sí fuera gratis y por eso nos pueden tratar con la punta del pie, es una situación desesperante ¿pero que se puede hacer?… yo lo único que hago es no tratar de solicitar sus servicios! saludos!

    Me gusta

    • Así es. Nos tratan con la punta del pie, como si nos hicieran un favor. Pero está en nosotros poner orden o entienden que no sólo tienen que ofrecer servicios de calidad sino atención de calidad o simplemente no buscamos sus servicios.

      Me gusta

  3. Ale, te entiendo PERFECTAMENTE. Pero obviamente nosotros como usuarios de los servicios financieros hemos tenido la culpa de que sean tan chafas. ¿Sabías qué en la CONDUSEF prácticamente no hay quejas? O sea, HSBC tuvo como 180 quejas oficiales el año pasado. Banamex creo que no llegó ni a las 100. Imagínate ¿qué pasaría si cada vez que alguien se quejara con sus amigos o en las redes sociales, también lo hiciera en CONDUSEF?

    Sé que es bastante engorroso, pero si ya perdimos tanto tiempo en tratar de obtener el servicio que estábamos pagando, podemos ocupar una hora más en ir a hacer la denuncia ante la CONDUSEF. Poco a poco, tarde o temprano, habrá más elementos para exigirles a los bancos que nos traten dignamente.

    ¿Qué opinas?

    Me gusta

    • Claro, Maggie. En Condusef me dijeron que primero tenía que llevar un escrito a la Unidad Especializada de-no-sé-qué de Banamex en 16 de septiembre, en el Centro y que si ahí no tenía respuesta entonces ya podía levantar una queja en Condusef, o sea me sale más fácil simplemente deshacerme de Banamex.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s